lunes, agosto 07, 2006

Mientras más me golpean, más digno me siento

Los poderosos han desatado por esa razón una campaña de desprestigio, como hace mucho tiempo no se veía en nuestro país, han alimentado el clasismo, el racismo y la intolerancia, inventaron la leyenda de que somos un peligro para México. Hablan de la chusma, de los nacos, como si hubiese seres humanos de sangre azul o mexicanos de primera y de segunda. Han hecho, aunque hipócritamente lo oculten, del color de la piel y del desprecio por los pobres y los de abajo, su causa mayor.

Y como decía el liberal Ponciano Arriaga: Mientras más me golpean, más digno me siento.

O como decía otro liberal, Melchor Ocampo: Me quiebro pero no me doblo.

Vamos a seguir adelante, amigas y amigos

AMLO