martes, mayo 16, 2006

TODOS CONTRA TODOS

Héctor Castillo


Atenco es una muestra del México contemporáneo. Es una muestra fehaciente de la pobreza social, de la exclusión, de la organización autogestiva, de la búsqueda de independencia, del valemadrismo, de la violencia y la capacidad de reacción de una comunidad dentro del desorden, eso sí, con muchos huevos. En ese contexto nadie gana.

Actitudes como la de los "Macheteros de Atenco", no nos llevan a nada sino a la división y la polarización de nuestra vida. Ya sabemos que "la Ley" es injusta, ya sabemos que "el orden" es inexistente, luego: ¿para qué tanto brinco estando el piso tan parejo?.

Creo que todos queremos tener un mejor nivel de vida y mejores oportunidades de desarrollo personales y para nuestros hijos. Sin embargo, todo parece apuntar a que mientras más desestabilización tengamos, habrá más río revuelto para darle oportunidad a nuevos pescadores. Falso, en un río revuelto por la inconformidad no se pesca nada... más que violencia, indignación y un agudo sentido de frustración.

Los ultras han reaparecido de nueva cuenta. Son los mismos que agitaron las banderas en el 68. Son los mismos que vivieron la matanza del 10 de Junio en 1971. Son los mismos de la huelga del CGH de la UNAM en 1999. Son los Anarco Punks de todas las marchas del dos de octubre... Son los "Mosh" y derivados... amparados en la impunidad de la protesta social que se nutre del resentimiento social... sin aportar ninguna solución.

Los ultras son una rémora y existen en todos los países y en todas las latitudes. Son gregarios, se suman a sí mismos, se creen sus propias historias, se lavan el cerebro entre sí mismos, se utilizan y reutilizan como si conformaran una fuerza recicladora de basura que, en lugar de recuperar productos, solo generara lo mismo de lo que están hechos... más basura.

Lo mismo sucede con Marcos y el EZLN, se han vuelto una "ultra" sin proyecto, sin visión, sin estrategia y, lo peor de todo, sin ideología. Con él nadie puede expresar algo mejor que ese graffiti textual: "Nadie sabe para quién se baña".

Ojalá y Marcos llevara las contradicciones al límite. Ojalá y las exhibiera en toda su estúpida expresión. Ojalá y recuperaran el sentimiento de las mayorías excluidas, pero no es así. Hoy más bien parecen un títere sin titiritero y una vieja sombra de lo que pudo haber sido y no fue... punto.