viernes, junio 03, 2005

Papel quemado

Ojalá que el saberte lejana impusiera un poco de olvido.
El tiempo es capaz de sellarte los labios
pero jamás romperá mis letras de amante

Me he vuelto tan fragil como restos de papel quemado,
como diente de león en manos de un niño
como mi propio corazón entre tus palmas

Par fin han derrotado este amor que pintaba paredes,
ni las sillas vacias lo contemplan ahora.