miércoles, mayo 11, 2005

El oficio del desdén

He llegado a la terrible conclusión de que muero cada vez que me ignora
Ojalá me enseñara el oficio del desdén

De nada serviría romper el nudo en la garganta
de todas formas no me escucha

En ocasiones la distancia entre lo que uno quiere creer y lo que en verdad sucede
es tan enorme como el silencio después de un te quiero no compartido