lunes, mayo 09, 2005

bbaem

Se evaporarón
con el tiempo
nuestras caricias mínimas...
El abrazo
que incitó
el destino
desafiante
durmió
nuestros lacerados
corazones...
Dias invisibles
son los que vendrán.